Se dice que las personas venimos al mundo porque tenemos una misión, un objetivo o intentamos encontrar una razón a nuestra existencia. Puedo decir que con el correr del tiempo me voy dando cuenta cual es mi misión: disfrutar de cada día como si fuera el último, porque por cada segundo que deseamos no existir estamos dejando pasar grandes aventuras.

30 dic. 2011

Tropezar.


Intento ser fuerte para no perder lo que siempre soñé, para que el mundo no se me caiga encima cuando me siento sin ganas de seguir, para sentirme bien, para ser aquella niña que jugaba a hacer feliz…. pero hay días que no podemos luchar para tener esa sonrisa, te vienes abajo sin importar en la gente que están a tu lado intentando que te levantaras del suelo y no volver a tropezar con la misma piedra. Hay días que toca fingir estar bien cuando en realidad ni lo estás, que necesitas un abrazo grande de la persona que más quieres, un simple abrazo o un simple beso que te haga sentir que no estás sola, que hay amigos/as que están ahí, escondidos, pero están a tu lado.
En esta vida hay más y menos, hay cosas que merecen la pena seguir y otras que no, hay momentos, recuerdos que te hacen sacar una sonrisa, pero en el fondo, tus heridas no se han cicatrizado y luchas para que se curen, para no seguir haciendo el tonto y vivir la vida, pero sin embargo días tras días vuelves a tropezar con la piedra y vuelves a estar mal y te cuesta trabajo volver a ser la misma de antes…  




EN ESTA VIDA HAY QUE TROPEZAR MILES DE VECES…

No hay comentarios:

Publicar un comentario