Se dice que las personas venimos al mundo porque tenemos una misión, un objetivo o intentamos encontrar una razón a nuestra existencia. Puedo decir que con el correr del tiempo me voy dando cuenta cual es mi misión: disfrutar de cada día como si fuera el último, porque por cada segundo que deseamos no existir estamos dejando pasar grandes aventuras.

11 feb. 2012

Ser lluvia que moja tus recuerdos y barre todo tras el cristal.

¿Sabes que quiero? Un principio. Sólo uno. No cincuenta y cinco mil cabos sueltos que prometen y no cumplen. Que dicen y ocultan. Que besan y olvidan. Que sienten y entierran ese sentimiento cincuenta y cinco mil  metros bajo tierra.
Algo por lo que luchar, algo por lo que merezca la pena gastar la ilusión que me queda. Si se pierde la esperanza de encontrar un amor  que te alimente para seguir viviendo, se perderá el alma. Al parecer las estoy perdiendo, ambas.  
Quieres encontrarme de una vez?

No hay comentarios:

Publicar un comentario